Grandes ahorros en nuestra web: ¡ Reserva al mejor precio online desde nuestra web y descubre nuestras ofertas 

Historia de la
Familia Osset

Hotel Palau dels Osset en Forcall, Castellón

El Palau dels Osset -El Palacio de los Osset debe su nombre a una de las familias más importantes en la comarca desde el siglo XVI hasta el XIX. Estuvieron afincados en Cantavieja donde contaban con bastantes posesiones y rentas además de ser los dueños de la casa más rica de la localidad, la Casa de los Osset, junto a la Iglesia Parroquial de Cantavieja.

El Licenciado Francisco Cascales, en su obra Los Discursos Históricos de Murcia y su Reyno, con una segunda impresión en la ciudad de Murcia en el año 1775, menciona que el origen de esta familia proviene de un «cavallero romano que se llamaba Ursino», del latín ursus, -us, «oso». De otro modo, conocida es la urbe romana Municipium Iulia Constantia Osset, posiblemente ubicada en San Juan de Aznalfarache (Sevilla).

Así pues, Don Francisco cuenta en su publicación que el primero de los Osset que se estableció en la zona castellana fue Juan Pablo Osset, aunque anteriormente al siglo XIII ya había miembros de la familia en Cataluña. Este caballero, que se trasladó a la zona castellana, fue el origen de los Osset de Cartagena, quienes ocuparon cargos oficiales del Gobierno de la época. Asimismo, una de las ramas de la familia poseyó una casa solar en Castellví, Barcelona.

Una vez en el Reino de Aragón, a donde habían llegado por la conquista de las Bailías, se establecieron en Cañada de Benatanduz, donde varios de sus miembros llegaron a ocupar el cargo de Bailes y están constatados con nombres y apellidos desde el siglo XVI, tanto por sus matrimonios como por sus testamentos. De allí se trasladaron posteriormente a Cantavieja, donde también fueron Bailes, y otros pueblos de la zona de Aragón, como Calamocha.

Tuvieron como propiedad la capilla de San José en la Iglesia parroquial de Cantavieja y uno de los descendientes de la primera rama familiar (que había sido iniciada por Don Francisco de Osset en el siglo XVI), Don José de Osset y Calvo, nombrado Baile de la localidad el 29 de diciembre de 1708, luchó en la Guerra de Sucesión como partidario del Rey Don Felipe V en las fronteras de Valencia y Cataluña. A otro de sus descendientes en el mismo lugar, Don José de Osset y de Miró, le fue concedido el Privilegio de Hidalguía el 25 de octubre de 1740. El escudo de la familia va evolucionando con cada nueva unión matrimonial, hasta que llegamos al conocido actualmente, resultante de la unión de los Osset y los Miró, que comienza a usarse según el testamento de Don Gaspar Alberto de Miró y Colás, tío materno del último miembro de D. José de Osset y Miró, a partir de 1741.
Entre sus miembros igualmente se encuentra uno de los fundadores de la Cruz Roja Española, Don Miguel Osset y Mateo, nacido en Cantavieja el 24 de noviembre de 1793, y que llegó a ser Capitán General de Valencia.

De las varias ramas de descendencia de los Osset, podemos encontrar la establecida en Calamocha por Don Jaime de Osset, natural de La Cañada de Benatanduz, quien casó en el siglo XVI con Doña Catalina Argente; la iniciada por Doña Vicenta de Osset y Salvador, natural de Cantavieja y matrimoniada con Don Ildefonso Matutano y Castañer; la originada en Valencia con Don Manuel Osset y Rovira, quien residió en Filipinas por su matrimonio con Doña Dolores Fajardo Aguilar; y otras ramas de un tamaño menor, como las iniciadas por Don Antonio Osset y Rovira, Coronel de Artillería nacido en Valencia en 1863; Don Rafael Osset y Rovira, igualmente natural de Valencia, donde nació en 1865, casando con Doña María Merle y de Vargas. Algunos de sus descendientes se establecieron en Madrid. El padre de Don Rafael legó en testamento a su hijo la Casa Solar de los Osset en Cantavieja, junto con todos los enseres y el archivo, que acabó siendo vendida y derribada posteriormente. La última rama directa de la familia se trata de la de Don Enrique Osset y Esteve, nacido en 1917 y matrimoniado con Doña María Pitarc María Pitarch Vilar.

Cabe destacar igualmente tres linajes con los que emparentó la familia de los Osset: el primero de ellos es el linaje de los Miró o la «Casa Miró», unida a los Osset a finales del siglo XVII, y que es conocido desde el siglo XIII gracias a la figura de Don Raimundo de Miró, quien colaboró en la conquista de Valencia junto con el Rey Don Jaime I el Conquistador. Esta familia poseyó una Casa Solar en Forcall, residencia que posteriormente pasó a llamarse «Casa de los Osset» por la herencia de éstos junto al vínculo de Miró en el siglo XVIII, ya mencionado.
Otro de los linajes fue el de la Casa de Julián, que, representado por Don José Cayetano de Julián Gabaldá, natural de San Martín de Jiloca, casó con Doña Rosa Osset y de Miró en 1696, con descendientes en Valencia y Vinaroz.

La Casa de Latorre, representada por Don Vicente Latorre Doñoro y su esposa Doña Sinforosa Osset Liñán, fue la originaria de la rama de esta familia en Zaragoza, cuyos miembros poseyeron el título de Maestrantes de Zaragoza a partir de Don José Latorre y Osset, y el de Marqueses de Montemuzo gracias a Don Vicente y su esposa Doña Sinforosa, ya mencionados, y que heredaron dicho marquesado.

Fuente: GARCÍA-MENACHO, Eduardo. Los Osset. Anales de la Real Academia Matritense de Herálida y Genealogía. 2000-2001 , nº VI

El Palacio Miró-Osset de Forcall

y la Carpintería Renacentista Valenciana

Hotel Palau dels Osset en Forcall, Castellón

A continuación compartimos un artículo escrito en la revista de las fiestas patronales de  Forcall en el año 1993 por Arturo Zaragozá Catalán.  Pondremos tanto la transcripción como las imágenes, esperamos que sea de su interés.

 

«Es sabida la importancia de la carpintería renacentista española. Con frecuencia, al menos en nuestras tierras, fueron los maestros carpinteros, o fusteros, los que introdujeron las formas del nuevo estilo, dando modelos a los maestros de obras.

El tiempo, las guerras y las modas hicieron estragos en esta parcela del patrimonio artístico. Del naufragio de la carpintería renacentista en tierras valencianas sólo recuerdo que se hayan salvado tres notables conjuntos o, al menos, parte de ellos; los correspondientes al palacio de la Generalidad en Valencia, el del Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de la Salud en Traiguera y el del palacio Miró-Osset en Forcall.

El palacio Miró-Osset tiene sus principales fachadas construidas con una cuidada fábrica de sillería. Cuenta con una elegante portada formada por un arco de medio punto dovelado rematado por un escudo nobiliario. La galería de arquillos que corona la fábrica remata adecuadamente la fachada. Algunas piezas del interior del inmueble, como la abovedada capilla, son de indudable interés patrimonial. A pesar de lo dicho creo que la nota más distintiva del edificio es su carpintería.

Al publicar estas ilustraciones y esta breve nota, a modo de pie de foto, pretendo únicamente subrayar la importancia de la carpintería del palacio Miró-Osset de Forcall. Destacan en este conjunto de notable alero, sin duda el más importante de la Comunidad Valenciana y las puertas de la sala y de la Capilla.

Las hojas de las antiguas puertas son todas ellas diferentes y muestran variados registros decorativos. El correspondiente a la fotografía número 1 se inspira en la decoración del templo de Baco divulgada por Sebastián Serlio en su “Tercer libro de Arquitectura”. Reproducimos en la figura 2 algunas de las decoraciones del tratado de Serlio empleadas con asiduidad en la carpintería renacentista.

Las hojas de las puertas correspondientes a las ilustraciones números 3 y 4 corresponden a curiosos modelos. La número 3 parece responder a una lacería de tradición mudéjar y la número 4 parece imitar una decoración de apliques metálicos y clavos.

Análisis aparte merecería el alero. Éste podría entenderse como la duplicación y trasposición en madera de una poderosa cornisa clásica.

Las fotografías que reproducimos corresponden al “Estudio previo de la Plaza Mayor de Forcall” redactado para la Consellería de Cultura por los arquitectos Culla, Dualde y Gil. El dibujo del alero fue publicado, a comienzos del presente siglo por V. Casellas Moncanut en Barcelona.

Arturo Zaragozá Catalán»